Etiquetas

, , ,

Tomeguín del pinar.Cuba es una isla única por su historia, cultura y tradiciones, pero también por la variedad de especies en la fauna y la flora, las cuales se caracterizan, además, por ser endémicas del archipiélago.
En el país existen más de 16 mil 500 especies de animales y ocho mil de plantas, de las cuales más del 50 por ciento son autóctonas, reseña un artículo publicado en el sitio http://www.ecured.cu

La diversidad de las especies está condicionada por factores ambientales como la temperatura, la humedad, las lluvias, los vientos, el tipo de suelo y la insularidad, que convierten a Cuba en excelente muestrario de las Antillas.

Los  huracanes, las corrientes marinas, las aves y la introducción en el país de especies como la caña de azúcar, han contribuido a la diversificación de la flora nacional.

Junto a las especies endémicas del territorio existen otras procedentes de las Antillas, México, América Central, la franja Sur de Estados Unidos y Sudamérica, las cuales se han adaptado al clima de la Ínsula.

En las elevaciones de la zona oriental, la flora es clasificada como tropical; mientras que en Occidente, sobre todo en Pinar del Río e Isla de la Juventud, la vegetación resulta considerada sub-tropical, con mayor número de especies endémicas.

Por toda la geografía cubana abundan pinares, cuabales, los cuales se desarrollan sobre tierras erosionadas y secas y carrascales, que crecen en las faldas de las montañas y se mantienen siempre verdes, vegetación de arbustos, manglares y otras variedades.

Existen plantas nativas con propiedades terapéuticas, como yamagua, almácigo, cuajaní, caisimón, guásima, mastuerzo y albahaca morada.

Entre las especies florales endémicas figuran el lirio de costa y algunas clases de orquídeas, así como también diversos tipos de la brujita.

La fauna subtropical de Cuba se caracteriza por la no existencia de fieras ni otros animales dañinos como serpientes o insectos venenosos, presentes en ecosistemas de otros países.

Los animales más reconocidos en el país están el tomeguín del pinar, el manjuarí, el almiquí, el tocororo, la cartacuba, la bijirita  y el cocodrilo.

Además, abundan especies raras como el zunzuncito o pájaro mosca; el murciélago mariposa; la iguana; los caracoles Polimita y la pequeñísima ranita Cubensis.

Las riquezas de la fauna y flora distinguen a Cuba, de ahí los esfuerzos realizados por la nación para proteger este patrimonio.

Cuidar los bienes naturales es tarea primordial en un planeta, donde los bosques se sustituyen por áreas urbanas y terrenos agrícolas, los árboles se convierten en muebles y el canto de los pájaros en lujo enjaulado.

Cuba deviene entonces especie de paraíso natural donde cuidar la naturaleza forma parte de la cultura, para legar un mundo mejor a las nuevas generaciones. (Por Eileen Molina Fernández, AIN)

Anuncios