Etiquetas

, ,

Por Yordany Robles Borges/(Tomado de Radio Nuevitas)

El 17 de mayo de 1959 con la Ley de Reforma Agraria se produjo en Cuba un cambio radical que favoreció a los campesinos, sometidos hasta ese momento a una cruel explotación y condenados a vivir con el acoso perenne de las transnacionales americanas.

La Isla presentaba una situación típica de economía neocolonial, atrasada y dependiente; los grandes latifundios ganaderos absorbían el 75 por ciento de las tierras en manos de solo el ocho por ciento de los propietarios.

El desempleo afectaba a más del 25 por ciento de la fuerza laboral disponible y en el llamado tiempo muerto -entre zafras azucareras- abarcaba a más de 600 mil cubanos.

La nueva Ley de Reforma Agraria le entregó la tierra al que la trabajaba y aunque no eliminó totalmente las relaciones capitalistas en el campo, transformó la propiedad privada sobre la tierra en estatal.
La casa de un campesino fue testigo del histórico acontecimiento al refrendar Fidel el carácter del proceso triunfante y definir que era la “Revolución verdadera de los humildes y para los humildes”.

La medida anunciada por el Comandante en Jefe, provocó el inmediato rechazo de las clases dominantes, quienes siempre habían tenido en la Mayor de Las Antillas, el sitio ideal para la explotación de las masas oprimidas.

Con la promulgación agracia fueron beneficiadas miles de familias campesinas lo que agudizó la lucha de clases y la agresividad del imperialismo, posibilitando un desarrollo económico favorable.

En la actualidad el campesinado cubano recuerda a los cientos de familias de El Escambray y otras zonas montañosas, a las que se les irrespetaron sus derechos al despojarlas de sus fincas y desterrarlas a distintos parajes del país como asalariados estatales.

Hoy los campesinos labran la tierra conscientes del rol que les toca en la actualización del modelo económico cubano, pertenecen a la Asociación Nacional de Agricultores Pequeños (ANAP) y mantienen vivas las tradiciones de los hombres y mujeres del campo.

Anuncios