Etiquetas

,

Primero de Mayo, Día Internacional de los Trabajadores.Por Arianna Suárez Torres.

Recuerdo que aún cuando solo cursaba los estudios primarios, ya asistía a los multitudinarios desfiles realizados en Nuevitas por el Primero de Mayo.

El bloque que representaba la escuela “Victoria de Girón”, estaba compuesto por niños y profesores que usaban prendas de vestir que sujerían alguna profesión,  en algunos casos como maestros con punteros y libros en las manos, otros como constructores con sus cascos, otros con batas blancas como médicos, y otras como yo, vestidas de enfermera.

Así cada año fui protagonista de estos desfiles en los que participábamos con mucho entusiasmo junto a quienes eran ya desde ese entonces, la clase obrera.

Pronunciábamos bien alto consignas que ratificaban el compromiso de todos con la Revolución cubana entregando lo mejor desde las diferentes aristas, los trabajadores desde sus puestos de trabajo, los estudiantes desde las aulas.

Una experiencia aún mayor para esta fecha, la constituyó la oportunidad que tuve de desfilar en la capital de todos los cubanos -durante los cinco años en que cursé la universidad-, donde la concurrencia es mayor aún, esta vez en el bloque de la Universidad de Ciencias Informáticas(UCI), llevando siempre colores representativos de la bandera cubana.

Hoy ya soy una trabajadora y con mucho más orgullo celebro este día por saberme útil para la sociedad. Ya no desfilo vestida de enfermera como cuando era pequeña, pues fue otra la profesión que escogí, pero no ha cambiado la disposición de asistir desde bien temprano cada Primero de Mayo, al lugar seleccionado para la concentración donde se dará inicio a tan concurrida marcha.

Es una satisfacción ver que se mantienen vigentes en las nuevas generaciones, los deseos de celebrar con entusiasmo el Día Internacional de los Trabajadores.

Anuncios