Etiquetas

, ,

No ven porque no quieren.

No ven porque no quieren.

Por Milagos Manresa

Leyendo el acontecer informativo veo como una nueva campaña mediática contra Cuba se orquesta, esta vez dirigida a un disidente radicado en la provincia de Santiago de Cuba.

Y me llama la atención cómo nuevamente pretenden desacreditar la salud pública cubana, cuando esta es un logro desde el primero de enero de 1959.

Creo que los hechos son las mejores respuestas para tal mentira. Hace pocos días, a inicios de año, escribí una historia relacionada con una lugareña que tuvo un cuadro de apendicitis complicada por la no presentación oportuna de ella ante el médico, sin embargo se hizo lo que se debía sin pensar el costo de la operación y su internado en una sala de cuidados intensivos con un personal especializado para atenderla particularmente.

Otro ejemplo que pudiera mostrar es el de una pequeña coterránea también, que sobrevivió al trasplante del hígado. Ella y sus padres tuvieron que permanecer en un hospital de la capital cubana un largo período. Primero para la preparación, luego la operación y finalmente la rehabilitación hasta estar de alta la niña.

A ellos también los atendieron médicos, enfermeras, personal para médico y de servicios especializados. La suma del tratamiento llegó a miles de pesos y cientos en moneda convertible. Gracias a ello ya la niña juega en su casa, rodeada de amor por sus familiares, amiguitos y vecinos.

No se por qué se empeñan en buscar algo que no existe. Es cierto que tenemos limitaciones por el bloqueo comercial, financiero y económico, no obstante siempre se busca la posibilidad de contar con equipos de alta tecnología y ninguna persona se queda sin atención médica y mucho menos los medicamentos que necesita.

Nada, que decir sin un basamento hace a algunos sentirse seguros, pero no se dan cuenta que ellos mismos se desmienten cuando Cuba solidariamente aporta sus recursos humanos y medicinales para que los pueblos contrarresten efectos climatológicos o sencillamente logren ser atendidos los discapacitados y puedan ver y caminar los limitados por esas afectaciones que tienen cura, y sobre todo la del alma.

Anuncios