Etiquetas

, , ,

Camp Delta, Base Naval de Guantánamo.“No hay día en que no recordemos que tenemos un puñal clavado en el costado de la patria, a unos pocos kilómetros al sur de donde nos encontramos ahora. Tampoco perderemos la esperanza de sacarnos ese puñal de forma pacífica, civilizada y haciendo valer los principios del derecho internacional.”
Raúl Castro Ruz

Desde hace 108 años, el gobierno de Estados Unidos instaló la ilegal base naval en Guantánamo, la cual han mantenido en contra de la voluntad del pueblo cubano. La misma fue catalogada por Fidel Castro como “Un puñal clavado en el  corazón de Cuba”.

El 10 de diciembre de 1903, a las 12 meridiano, Estados Unidos tomó posesión de las tierras y las aguas de parte de la bahía de Guantánamo, por medio del Tratado Permanente, firmado los días 16-23 de febrero de ese mismo año, así comenzó la bochornosa usurpación de una parte de nuestro territorio.

Base naval de Guantánamo, puñal clavado en el  corazón de Cuba.Desde el triunfo de la Revolución en 1959, la base naval de Guantánamo ha sido fuente de provocaciones y agresiones, tanto de las tropas del enclave como de contrarrevolucionarios que allí encontraron refugio, muchos de ellos después de cometer crímenes y otras fechorías. En 1961 personal de la Base provocó la muerte a golpes de un obrero cubano y menos de un año más tarde fue secuestrado, torturado y asesinado un humilde pescador. Dos soldados cubanos resultaron asesinados en 1964 y 1966, respectivamente, por disparos realizados desde esa instalación norteamericana.  Son muchas las violaciones del espacio aéreo, marítimo y terrestre cometidas, junto a diversas provocaciones como disparos, lanzamiento de piedras, proferir ofensas y otras muchas.

Los ejercicios de las tropas norteamericanas han provocado daños ecológicos irreparables al entorno, incluso han estacionado allí submarinos nucleares. Violando hasta el ilegal tratado que Estados Unidos esgrime para mantener su presencia militar, la base fue convertida en 1994 en campamento de refugiados, en gran parte haitianos, y aún se utiliza ocasionalmente para esto fines. Ante tales hechos Cuba ha asumido invariablemente una actitud firme y serena, no se ha dejado provocar ni intimidar. Los combatientes de la Brigada de la Frontera, unidad de las Fuerzas Armadas Revolucionarias encargada de la defensa de este límite fronterizo artificial, son ejemplo de preparación profesional, valor y disciplina.

Las máximas autoridades cubanas han declarado en muchas ocasiones que no aceptarán ninguna negociación con respecto a este territorio ilegalmente ocupado que no sea la retirada incondicional de las tropas extranjeras allí acantonadas contra la voluntad expresa del pueblo de Cuba. Con igual seriedad el gobierno cubano ha ratificado que no intentará recuperar sus legítimos derechos mediante la fuerza y esperará pacientemente a que la justicia se imponga tarde o temprano.

Anuncios