Cuba hoy

Ternura y confianza entre padres e hijos

Tendencias machistas en la educación de los hijos cortan de raíz lo que pudiera ser una interrelación de confianza mutua, respeto y cariño, con sus consecuencias negativas.

Estudiosos del tema estiman que la convivencia generacional, los conflictos, la marginalidad y los tabúes subsisten en las familias e inciden en el aumento de los índices de violencia intrafamiliar.

Se ha demostrado, y esto lo vemos a diario, que la carencia de afecto y comunicación con los niños, frena su desarrollo físico y mental y puede ser la causa de serias alteraciones en muchas personas, no sólo durante la infancia sino también en la vida adulta.

Próximos a celebrar el Día de los Padres este tercer domingo de junio, bien vale reflexionar acerca de la formación de los descendientes, pues existen patrones que favorecen el predominio masculino en detrimento de la equidad promovida por la sociedad cubana.

Muchos progenitores asumen actitudes rudas en el trato, sobre todo con los hijos varones, de quienes esperan que a corta edad comiencen a demostrar su tendencia en cuanto a gustos perjudiciales como beber o fumar.

Ellos valoran como algo natural que el chico les encienda el cigarrillo o pruebe un poquito de cerveza o ron, porque es algo gracioso y les causa risa, además de jactarse al decir “Ya es un hombrecito”.

Con igual visión les enseñan cómo en la casa quien lleva los pantalones es el hombre y también la forma de reñir con compañeritos en el juego si no pueden hacer prevalecer su dominio.

De esa manera van mal formando al hijo, el cual cuando fomente su familia al ser adulto pondrá iguales reglas en su hogar, pues se siente con el derecho a no cooperar en las tareas domésticas y a dejarle toda la carga a la esposa.

Situaciones de violencia intrafamiliar vividas en su niñez pueden igualmente repetirse porque la huella del maltrato dejó sus marcas en la memoria.

No es símbolo de flojera que un padre bese al hijo varón cuando ya éste va creciendo o está en edad de tener novia o casarse. Sin embargo, muchos rechazan esa práctica y no toman en cuenta que quien prodiga ternura y confianza en sus descendientes está sembrando los mejores sentimientos.

Según el Premio Nobel de Literatura José Saramago “ser padre es el mayor acto de coraje que alguien puede tener, porque es exponerse a todo tipo de dolor, principalmente de la incertidumbre de estar actuando correctamente y del miedo a perder algo tan amado”.

De cómo vaya formándose ese hijo, si es con el mejor o el peor de los ejemplos de sus progenitores, dependerá su desarrollo posterior y hasta el trato con quienes les dieron la vida. (Por María Elena Balán Sainz/ AIN)

Artículo relacionado:

About these ads

Acerca de Arianna Suárez Torres

Soy Ingeniera en Ciencias Informáticas, graduada en la Universidad de Ciencias Informáticas(UCI) en 2009. Actualmente me desempeño como Webmaster en la emisora Radio Nuevitas, de Nuevitas – Camagüey, Cuba.

Comentarios

Un comentario en “Ternura y confianza entre padres e hijos

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Soy Arianna Suárez Torres
Le doy la bienvenida a este blog en el cual puede encontrar verdades sobre valores y principios de los cubanos que los medios de desinformación ocultan. Tiene la oportunidad de leer, polemizar y comentar; establezcamos un diálogo que nos permita debatir sobre como es realmente Cuba. Sería muy grato para mí, saber que usted me acompaña.
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.